Nuestra postura ante la Marcha por el ECOCIDIO de Valle de Bravo

Este sábado 15 de Mayo te invitamos a participar en la Marcha contra el Ecocidio en Valle de Bravo.


Nuestro pueblo ha sido un lugar privilegiado por la naturaleza. Un clima templado de

montaña que alberga un bosque húmedo, alimentado por incontables manantiales y ríos que desde hace más de setenta años desembocan en un hermoso lago artificial. De este lago y de los hermosos parajes que lo rodean hemos vivido, directa o indirectamente, la mayoría de los que aquí estamos. Han sido años de crecimiento y de prosperidad. Nuestro pueblo se ha convertido en destino favorito de incontables visitantes y muchos de los que aquí vivimos, llegamos buscando nuevas oportunidades para nuestras familias.

Pero todo esto está por terminar. Durante décadas, de forma imperceptible al comienzo,

hemos venido pagando el precio de un crecimiento sin planeación y sin reglamentaciones claras. Muchas de las oportunidades económicas que esta abundancia natural ha abierto, han sido explotadas de manera inconsciente o sencillamente abusiva. La tala desmedida de nuestros bosques, la apropiación descaradamente ilícita pero burocráticamente impecable de los manantiales y de los litorales, habrán posiblemente beneficiado a unos cuantos, pero nos han afectado a todos y hoy en día amenazan con terminar de manera irremediable con nuestro

entorno.

Es por esto por lo que este sábado nosotros queremos sumar nuestras voces a esta marcha y queremos invitarte a participar. Estamos hartos, frustrados, profundamente tristes de ver como día a día los intereses económicos de unos cuantos y la ignorancia y apatía de otros, van mermando este que es nuestro lugar. Nuestra casa. Muchos de nosotros hemos intentado revertir, o por lo menos paliar, en la medida de nuestras capacidades, este ecocidio, pero una y otras vez nos hemos topado con el cerrojo del desinterés de las autoridades, municipales, estatales y federales. Nuestro sentimiento de impotencia crece día a día al ver nuestros bosque talados, quemados, o arrasados para levantar en ese lote una construcción que no cumple con ninguno de los reglamentos oficiales. Es en verdad frustrante ver cómo merma nuestro lago y no únicamente por que como tal sirva de abastecimiento a la Ciudad de México, si no por que los ríos y arroyos que hasta hace pocos años aún llevaban agua en época de secas, están contaminados o han sido desviados de su curso natural. Las bardas crecen y los ríos se angostan, nuevos centros comerciales se levantan y nuestros ocotes y encinos caen sin ni siquiera el privilegio de una consulta ciudadana.

Pero hoy no queremos señalar culpables si no señalar el daño de estas culpas. Ningún partido político nos convoca, somos ciudadanos libres y buscamos ejercer nuestro derecho de protesta pacífica para terminar de una vez por todas con el imperdonable ecocidio que se lleva a cabo en nuestra casa.

En algunos momentos de la historia una marcha ciudadana ha podido cambiar el rumbo de los acontecimientos, cuando ya no se vislumbraba alternativa alguna. No han sido muchas, es cierto, pero sus frutos, en aquellas que han podido captar y encauzar la sensibilidad pública, son importantísimos. Alabama 1965, París y la Marcha del Silencio en el 68, Tianamén, Seattle, por mencionar algunas. El mundo, antes y después, no fue el mismo. Una marcha no es únicamente una protesta, un grito al aire. Es un momento de reflexión, de conocimiento, es contar y aprender quiénes somos, lo que tenemos en común, lo que somos capaces de hacer juntos. Lo que podemos llegar a hacer, unidos, en el futuro.

Es momento de que la ciudadanía vallesana se conozca. Es momento de que se escuchen sus reclamos justos. Acompáñanos este 15 de Mayo, por la dignidad de nuestro pueblo, por nuestra dignidad de ciudadanos del mundo. SALVEMOS NUESTRA CASA, SALVEMOS EL PLANETA.


232 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo