El muérdago esta acabando con los bosques de nuestra región.

Desafortunadamente en varias zonas de la cuenca Valle de Bravo - Amanalco, esta planta que conocemos como muérdago o injerto se cuelga de muchísimos árboles y les empieza a quitar fuerza hasta finalmente matarlos.

Su identificación es muy importante para poder combatirla a tiempo. ¿Los has visto en tus árboles? Te explicamos más sobre el muérdago y como combatirlo.




Viscum album, llamado comúnmente muérdago blanco, liga o visco, es una planta semiparásita perteneciente a la familia de las santaláceas. Es nativa de Europa y del Asia occidental y meridional, también de América.


Es una planta parásita que en casos de infestación severa puede provocar la muerte del árbol. Los muérdagos son plantas parásitas de la familia Loranthacea, que se presentan en casi todos los ecosistemas naturales.


De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INFAP), existen 10 géneros y se han reportado alrededor de 150 especies. Los que afectan coníferas se ubican en cuatro géneros; Arceuthobium conocidos como muérdagos enanos, mientras Psittacanthus, Phoradendron y Struthanthus se denominan como muérdagos verdaderos.


La multiplicación es llevada a cabo por los pájaros, en especial mirlos o tordos que, al frotarse contra las ramas, dejan fijadas las pegajosas semillas, a partir de las cuales se desarrollan unas raíces capaces de absorber la savia de las ramas del árbol huésped.


Los muérdagos enanos son ubicados como el segundo agente biótico de destrucción de los bosques de clima templado, después de los insectos descortezadores.


El muérdago lentamente penetra la corteza de los árboles; absorbe agua de las ramas y el tronco, sales minerales y nutrientes que por sí solo no puede obtener. En casos de infestación severa puede provocar la muerte del árbol.


Para combatir esta planta parásita es necesario identificar las zonas y grados de infestación, realizando recorridos para ubicarlo visualmente y estableciendo el nivel mediante una escala.


El control de la plaga consiste en la poda de ramas con presencia de muérdago, eliminando hasta un 50 por ciento de la copa total del árbol; el producto resultante se pica, entierra o quema para evitar la maduración de los frutos y con ello la dispersión de la semilla hacia áreas sanas.


Luego de este proceso, se mantiene un monitoreo constante y en dos o tres años se realiza el mismo tratamiento para garantizar que no vuelva la plaga.


Fuente: Cuidado con el muérdago, puede terminar con tus árboles | Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales | Gobierno | gob.mx (www.gob.mx)


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo